Madrid
Actualizado:

Guardar

Es habitual encontrar en el perfil de Instagram de María Patiño fotografías en las que muestra su día a día en el trabajo, con sus amigos, contenido promocional e incluso publicidad sobre los retoques y tratamientos estéticos a los que se somete para mantener su piel a raya. Sin embargo, es prácticamente imposible encontrar alguna fotografía en la que aparezca su marido, Ricardo Rodríquez, quien tampoco cuenta con imágenes de la periodista en su cuenta.

Rodríguez siempre se ha mantenido en un discreto segundo plano en lo que respecta a su matrimonio, de hecho, la pareja se casó el pasado año en secreto en Sri Lanka y la noticia del enlace no se conoció hasta que la propia televisiva la hizo pública unos días después. No obstante, su pareja sí es muy activa en redes sociales y esta semana ha compartido un cambio radical de look con el que se ha ganado el apodo de «Papá Pitufo» y que no ha dejado indiferente a nadie.

«Cambia siempre, muta, transfórmate, reinvéntate, rompe la barrera de la comodidad», escribe junto a una fotografía en la que aparece con la barba teñida completamente de color azul. Ya hace unas semanas se había atrevido a ponérsela blanca, pero ahora ha decidido ir un paso más allá. «Pitufo coqueto», «No cambies, sé tu mismo y que tu sonrisa inunde siempre tu cara» o «Pitufo gruñón», son solo algunos de los comentarios que se pueden leer bajo la publicación. Su mujer no ha comentado nada pero sí le ha dedicado un «me gusta» a la instantánea, en la que Rodríguez aparece con una sonrisa de oreja a oreja.

Ricardo, que siempre se ha mantenido en un segundo plano, es venezolano, actor y también desarrolla su faceta como empresario, pues es propietario de un restaurante llamado Ditirambo, ubicado en el barrio de Chamberí (Madrid). El actor tiene muchas cosas en común con la colaboradora. A los dos les encanta la playa y siempre que pueden escogen un destino de costa para disfrutar juntos. Además, ambos son unos apasionados del deporte.

A pesar de que Patiño no es muy dada a hablar de su relación sentimental, si algo se saca en claro es que están muy enamorados. De hecho, la colaboradora confesó hace unos meses que el tatuaje que luce en una de sus muñecas es una «R», la inicial del nombre de su pareja y que Ricardo, por su parte, también luce una «M», de María.

Source link